menu Menú
cuentca
cuentca
Página anterior Siguiente página Siguiente página

Carne rota

Flavia Pantanelli

Servime otra caña, Turco. Y cómo querés que ande, Turquito. No puedo pisar bien del todo, me tira la pierna, a más, de noche, no sabés lo que quema. Y mañana tengo que volver al puesto, todavía con la pierna inútil. Y ahí va a estar el patrón. El patrón de mierda y su perro […]

Continuar leyendo


Un barco, quizás

Lucas Ryan

Llegué a la isla para conocer a mi padre. Eso me dice. ¿Quién es su padre?, le pregunto. Hago la pregunta sin malas intenciones. El muchacho acababa de golpear a la puerta, en mitad de la noche. Está algo desgarbado: el saco, cruzado y azul, demasiado holgado, le cuelga de los hombros como de una […]

Continuar leyendo


El tiempo muerto

Tamara Mathov

Cuando me dijeron que te morías compré un pasaje carísimo. La muerte justifica cualquier cosa. Además de caro resultó bastante incómodo, porque ya llevo demasiadas horas y cada vez estoy más lejos. A punto del despegue de mi segundo avión, una azafata nos recuerda que las salidas de emergencia pueden estar atrás, como si entendiera […]

Continuar leyendo


Klezmer para particulares

Uriel Bederman

desde que soy papá abandoné las mayúsculas que piden la colaboración de ambas manos, y solo insisto con las tildes porque me parece digno conservar ciertas obsesiones. como el rengo que se acostumbra al vaivén, aprendí a escribir con una sola mano mientras sostengo a mi hijo en el regazo o preparo una leche para […]

Continuar leyendo


En Francés

Claudia Aboaf

Otra vez en détention, parada un pie junto al otro en la exacta mitad del patio, encima de la rejilla de hierro que cubre la alcantarilla. Un hilo de agua se desliza por la pendiente del suelo liso y cae en el hueco debajo de mis mocasines. Es la tercera vez que luego del almuerzo […]

Continuar leyendo


Hermanas

Agustina Zabaljauregui

Con los sueños llenos de espinas y barro en las zapatillas te tomás ese bondi que te lleva al centro. Tarda horas y sabés que si conseguís un asiento podés pintarte, leer y hasta dormir una siesta. Incluso ponerte los tacos que están gastados pero son negros y por lo menos no tienen barro. Por […]

Continuar leyendo


En la Colina

Mauro de Angelis

Estoy en la colina con Faunes. Le decimos la colina porque nos gusta la palabra, pero es apenas un monte o ni siquiera eso: tierra amontonada y árboles que sobreviven, toscos, deformes, en la sequedad. Ninguno de nosotros sube solo; es un lugar para ir con amigos, a fumar y charlar sobre el futuro, sobre […]

Continuar leyendo


Toser

Luciana De Luca

−Dígame los síntomas. La cuenta de la luz. La vibración del teléfono. La ventana abierta, golpeando contra el marco con ruido a dientes. Los huesos que pesan en las baldosas. La piel amarilla en los ascensores. El lomo pegoteado de un gato. Un dolor en el pecho, un dolor que quema, que trepa con ímpetu […]

Continuar leyendo


El piso de arriba

Sandra De Falco

−Ahí viene −dicen. Aunque hablan entre ellos tapándose la boca con las manos, Luque los escucha. Entra al edificio y cierra la puerta con cuidado. −Buenas noches. Quiere esquivarlos por un costado del pasillo, pero le interrumpen el paso. −Luque, lo estábamos esperando. −Es el piso de arriba. Luque los mira sin entender de qué […]

Continuar leyendo


Bonsái

Cristian Acevedo

Gracias a Internet nos hemos enterado de que hay demasiada gente loca. Más de la que podíamos imaginar. Hasta tienen reuniones anuales en las que comparten sus disparates. Ahí están ellos; y nosotros acá: procurando mantenerlos lejos. Aunque a veces cuesta. Por otra parte, también hay personas que tienen mucha plata. Hablo de los que […]

Continuar leyendo



Página anterior Siguiente página

keyboard_arrow_up